Entradas con la etiqueta ‘Madera’

“Los Treekeepers” o guardianes de los árboles.

Domingo, 29 de agosto de 2010

¿Que no sabes quienes son? ¿estás seguro? Si, si, son esos seres que te miran desde la cómoda de tu habitación… si, esos que te sonríen burlonamente desde la alacena de tu cocina. Es posible que te hayan hecho tropezar provocando que te dieras un golpe en la rodilla con la mesa de madera de tu comedor, ¿lo recuerdas?. O puede que te hayan empujado haciendo que el dedo meñique de tu pie diera dolorosamente con la esquina de la pata de tu cama… En esos momentos has pensado: “¡hoy estoy torpe!”. Pues no, han sido ellos.
¿Tienes ahora una idea de quienes te hablo?.

Como anuncié en la entrada anterior, hace poco me percaté de una presencia en la habitación de la casa de campo en la que estoy pasando estos días… más bien de muchas presencias.

Os cuento: estaba al mediodía descansando después de comer, leyendo en la cama, cuando en un momento en el que alcé la vista al techo, me fijé en que había un montón de caras observándome desde los tablones de madera. Unas parecían enfadadas, otras traviesas, algunas me observaban de forma impasible… y decidí retratarlos.

Aún los observo y estudio y tengo la extraña sensación de que cada día son diferentes, por lo que deben ser muchos. He llegado a la conclusión de que son algo así como guardianes de los árboles y cuando éstos se talan y son convertidos en tablones para decorar techos o hacer muebles, los “Treekepers”, (así les he llamado), se encargan de intimidarnos y observarnos con sus ojos penetrantes a través de sus caras impresas en la madera. Es su forma de hacernos saber que nos les gusta nada que toquen a sus protegidos (sus árboles amados) sin pedir permiso y de forma indiscriminada.

Para que os hagáis una idea os dejo un boceto que he hecho y que misteriosamente apareció manchado con surcos de café. Imagino que nos les debe hacer mucha gracia que los retrate, pero no les tendré en cuenta esta pequeña travesura.

Parecen buenos chicos, pero me temo que pueden volverse seriamente agresivos si ellos o sus árboles se ven amenazados. La próxima vez que vayáis a utilizar madera hacedlo con respeto y mostrad agradecimiento, de lo contrario creo que seréis víctimas de algún percance molesto o de alguna pequeña travesura. Sospecho que el golpe que me di en la rodilla esta mañana con la pata de la cama ha sido cosa de ellos. ¡Mucho cuidado! ¡¡Aaayyyy!!

Proceso “Hada del Otoño”.

Lunes, 22 de junio de 2009

Aquí os dejo el proceso de otra de mis hadas, a muy grandes rasgos. En este caso convertí un accidente en parte de la ilustración. Ya veréis de qué hablo.

Paso1. El boceto

Normalmente dibujo un boceto y luego lo paso al papel de acuarela, pero en este caso la cosa no fue así.

Resulta que mojé el papel para tensarlo y dejé que se secara sobre una tabla de madera. Una vez seco me di cuenta de que… ¡el tablero había desteñido!. Si, si, como lo oís, el papel se manchó de un tono marrón con una textura abstracta. A veces, de los accidentes salen cosas muy bonitas.

Así que decidí que no iba a tirar el papel (el papel que utilizo es caro y la cosa no está para desperdiciar). Entonces me vino la inspiración y me imaginé a un hada en tonos marrones y ocres.

Hice el boceto directamente sobre el papel de acuarela y comencé a crear a mi “Hada del otoño”, la cual formaría parte de una serie a la que titulé: “Las cuatro estaciones”. Podéis verlas en mi web (www.martash.com)

hadaotono11

En esta imagen se puede apreciar el fondo manchado por la madera.

Paso2. Comenzar a pintar

Normalmente empiezo por el fondo, pero en este caso ya lo tenía, así que me ahorré un paso. Empecé por la piel, dándole volumen con sus sombras y sus luces.

hadaotono21

detalle2

Aquí os dejo un detalle de la cara. Así da algo de miedo, con los ojos blancos, pero mejorará.

hadaotono3

Sigo con el pelo, que es una de las cosas que más me gusta pintar, y con los detalles de la cabeza.

detalle3

No tengo paciencia, así que a medida que voy pintando, en algunos casos, voy poniendo detalles. Se puede apreciar en las perlas rojas y en las flores. Es algo que no puedo evitar, necesito ver resultados rápidos, ¡qué le voy a hacer!

Una vez he acabado con la cabeza sigo con el vestido. La tonalidad es la misma, como dije antes, utilizo los mismos tonos en toda la ilustración, rompiendo la monotonía con algunos toques en bermellón en el tocado de la cabeza.

hadaotono4

Una vez he dado los primeros toques al traje, continúo con las alas.

hadaotono5

Me centro en los detalles en general utilizando lápices de colores y añado brillos con gouache blanco.

hadaotono6

Para finalizar añadí unas hojas otoñales y… voilá! Acabado.

hadaotono7

detalles