Archivo de la categoría ‘Proceso de la creación de un hada’

Un reencuentro inesperado

Martes, 31 de mayo de 2011

Hoy, mientras buceaba y rebuscaba entre mis papeles y antiguos bocetos, me topé con el que había sido mi primer intento de color de mi ilustración “¿Qué estás mirando?”; ¡no recordaba haberlo guardado!. Ahora mismo no sabría decir el motivo exacto por el que deseché esta opción (aunque imagino que simplemente no me convencía), pero me ha sorprendido encontrarme con “ella” de nuevo; un hada de pelo rojizo y con bastante más carácter que la de la ilustración definitiva.

Tampoco recordaba que en un principio iba a aparecer una hadita en el lado izquierdo, la cual sustituí por un duende asustadizo que se esconde tras una hoja de laurel. En fin, que quizás las cosas hubieran sido diferentes si hubiese seguido con la primera opción y es probable que no hubiera llegado tan lejos, como sí lo ha hecho la ilustración final. ¡Quién me iba a decir que sería la imagen de Fays! ;)

El motivo oculto por el que he hecho este descubrimiento hoy, lo desconozco, pero me ha gustado comparar ambos dibujos y comprobar que en esta ocasión tomé la decisión adecuada y decidí coger el camino correcto, aunque ello supusiera tener que empezar de nuevo. ¡Me alegro por ello!

“El Hechizo de un Hada”

Jueves, 31 de marzo de 2011

“Es frecuente que las hadas bailen sobre la hierba en círculos llamados corros de las hadas, lo que presagia peligro para el que por allí pasa.
El terrible hechizo de la música mágica le atrae inexorablemente hacia el corro y se ve obligado a unirse a las hadas en sus desenfrenadas cabriolas. Quizás parezca que la danza sólo dura unos minutos, o una o dos horas, o cuando más toda una noche, pero en realidad la duración normal es de siete años, según nuestro calendario, o más algunas veces…]”
Hadas
Brian Froud y Alan Lee

Los que me siguen a través de Facebook han tenido la posibilidad de ver el paso a paso de mi nueva ilustración, pero aquí podéis verlo de nuevo de una sola vez.

Todo comenzó cuando me topé con una foto de Laura, una chica estupenda que conocí a través de Facebook  y que hace unas cosas preciosas, las cuales podéis ver en “Los tesoros de la Ayalga” o en su página de Facebook . He de decir que estoy muy, muy contenta, porque a Laura le ha encantado y, aunque mi primera intención no era la de hacer un retrato, su parecido, aunque mejorable, es bastante aproximado (o eso dicen los/las que la conocen en persona, lo que me hace muy feliz :-) ). La foto en cuestión me inspiró de inmediato y me hizo pensar en la parte menos conocida y más peligrosa de las hadas; ese hechizo sutil al que podemos sucumbir si no tenemos cuidado, y con el que nos obligarían a danzar sin parar y por tiempo indeterminado al son de sus músicas cautivadoras, hasta hacernos caer exhaustos.

Y eso es lo que he querido reflejar, el momento en el que un hada danza de forma hipnótica atrayendo, con sus movimientos insinuantes, su mirada penetrante y su agradable sonrisa, a los desdichados que se acercan a contemplarla. Así que no os dejéis engañar por su belleza porque es posible que no oculte nada bueno.

Este es el paso a paso desde la aplicación del fondo hasta los últimos detalles.

En una próxima entrada os contaré cómo nos podemos proteger de las hadas. Nunca está de más ser precavidos, sobretodo cuando despistados y ensimismados paseemos por una colina y metamos sin querer el pie en medio de un corro de hadas.

Hasta pronto! ;-)

Proceso “Hada del Otoño”.

Lunes, 22 de junio de 2009

Aquí os dejo el proceso de otra de mis hadas, a muy grandes rasgos. En este caso convertí un accidente en parte de la ilustración. Ya veréis de qué hablo.

Paso1. El boceto

Normalmente dibujo un boceto y luego lo paso al papel de acuarela, pero en este caso la cosa no fue así.

Resulta que mojé el papel para tensarlo y dejé que se secara sobre una tabla de madera. Una vez seco me di cuenta de que… ¡el tablero había desteñido!. Si, si, como lo oís, el papel se manchó de un tono marrón con una textura abstracta. A veces, de los accidentes salen cosas muy bonitas.

Así que decidí que no iba a tirar el papel (el papel que utilizo es caro y la cosa no está para desperdiciar). Entonces me vino la inspiración y me imaginé a un hada en tonos marrones y ocres.

Hice el boceto directamente sobre el papel de acuarela y comencé a crear a mi “Hada del otoño”, la cual formaría parte de una serie a la que titulé: “Las cuatro estaciones”. Podéis verlas en mi web (www.martash.com)

hadaotono11

En esta imagen se puede apreciar el fondo manchado por la madera.

Paso2. Comenzar a pintar

Normalmente empiezo por el fondo, pero en este caso ya lo tenía, así que me ahorré un paso. Empecé por la piel, dándole volumen con sus sombras y sus luces.

hadaotono21

detalle2

Aquí os dejo un detalle de la cara. Así da algo de miedo, con los ojos blancos, pero mejorará.

hadaotono3

Sigo con el pelo, que es una de las cosas que más me gusta pintar, y con los detalles de la cabeza.

detalle3

No tengo paciencia, así que a medida que voy pintando, en algunos casos, voy poniendo detalles. Se puede apreciar en las perlas rojas y en las flores. Es algo que no puedo evitar, necesito ver resultados rápidos, ¡qué le voy a hacer!

Una vez he acabado con la cabeza sigo con el vestido. La tonalidad es la misma, como dije antes, utilizo los mismos tonos en toda la ilustración, rompiendo la monotonía con algunos toques en bermellón en el tocado de la cabeza.

hadaotono4

Una vez he dado los primeros toques al traje, continúo con las alas.

hadaotono5

Me centro en los detalles en general utilizando lápices de colores y añado brillos con gouache blanco.

hadaotono6

Para finalizar añadí unas hojas otoñales y… voilá! Acabado.

hadaotono7

detalles

Proceso “Tristeza”

Miércoles, 22 de abril de 2009

Introducción

No pretendo hacer un tutorial, ni mucho menos. Me considero una artista autodidacta, a la que aún le queda muuuucho por aprender. Solo quiero compartir mi forma de dibujar a grandes rasgos, un particular y nada pretensioso paso a paso.

Espero que os guste y os pueda ayudar en algo.

PASO 1. El boceto

Miércoles, 22 de abril de 2009

Lo primero que hago es sentarme ante un folio en blanco y comenzar a dibujar. La inspiración puede venir en cualquier momento: mirando una foto, viendo una película, un anuncio, una frase, leyendo un libro… de cualquier parte. Suelo tener referencias de libros de otros ilustradores, de fotos de modelos o, si necesito una postura específica, me saco fotos a mi misma (aunque no me considero la mejor modelo). Sobretodo las manos suele ser lo más complicado y me las fotografío en distintas poses.

hadarosa001b

PASO 2. Del boceto al papel de acuarela

Miércoles, 22 de abril de 2009

Bien, una vez completado el boceto, al cual procuro dar todo tipo de detalles, paso a calcarlo en el papel de acuarela usando mi pequeña pero muy útil mesa de luz, pudiendo usar, en su defecto, el cristal de una ventana (¡a falta de pan, buenas son tortas!). 

Hay que tener en cuenta que, al calcar el dibujo, hay que hacerlo de forma suave para que al pintar no se noten demasiado las líneas a lápiz. La acuarela es transparente y cuanto menos se aprecien los trazos, mejor. También es importante a la hora de querer borrar, cuanto más suave menos marcas quedarán. En este paso dedico tiempo a detallar un poco más el dibujo o a añadir cositas que considero que pueden mejorar la ilustración.

Seguidamente tenso el papel sobre una tabla y con cinta de pintor o carrocero (como se aprecia en la foto).

hadarosa002b

PASO 3. Enmascarar

Miércoles, 22 de abril de 2009

En primer lugar lo que hago, si fuera necesario, es enmascarar las zonas del dibujo que quiero que queden blancas. Para ello utilizo  una máscara fluida de la marca Talens (aunque existen otras en el mercado). Se utiliza como una pintura más, con un pincel, eso si, mejor que sea viejo ya que la máscara es un producto un poco fuerte (se aprecia sobretodo en el olor) y una vez se haya utilizado, hay que lavarlo muy bien con agua y jabón para evitar que se estropee. Hay máscaras transparentes o con color. La mía es gris, así sé por donde estoy enmascarando.

hadarosa004b

PASO 4. Comenzar a pintar

Miércoles, 22 de abril de 2009

¡Ahora empieza lo divertido! Lo primero que hago es empezar por los fondos, ya que es la parte que menos me gusta y me resulta más complicada (parece una tontería, pero para mí es muy complicado hacer un buen fondo. Tengo que seguir practicando). Lo que realmente me gusta pintar es el hada y los detalles, así que lo dejo para el final… como en la comida: lo más rico para el final!

En este caso he utilizado la técnica de la sal. El resultado es muy bonito y sorprendente.

hadarosa005b

  • 1º – He pintado el fondo con una aguada plana, humedeciendo muy bien el papel.
  • 2º – Mientras la pintura está húmeda, esparzo sal sobre ella al libre albedrío.
  • 3º- Dejo secar
  • 4º – Una vez seca, retiro suavemente la sal con un pincel. La sal se lleva el color y deja una superficie de una textura irregular y agradablemente inesperada, tal como muestro en la siguiente foto:

hadarosa006b

    Pues bien, lo siguiente en lo que me he centrado es en el detalle arquitectónico que hay detrás del hada. Me recreo y dedico tiempo a los detalles. 

    hadarosa007

    Una vez quedo satisfecha con el fondo, paso a mi parte favorita.

    PASO 5. El Hada

    Miércoles, 22 de abril de 2009

    Yuuupiiii!! Aquí es donde me lo paso pipa. Tengo un problema y es que soy excesivamente “tiquismiquis”, así que me encantan los detalles, hasta tal punto que en ocasiones puedo “empalagar” los colores. Lo dicho, todavía estoy aprendiendo.

    Empiezo con la piel. En la acuarela se comienza con los claros y, a medida que se superponen capas, se va oscureciendo el color. Al final me pongo con los detalles: los ojos, las cejas, la nariz y la boca. Perfilo el cuerpo con acuarela (color sepia) y un pincel muy fino. Otra posibilidad es usar tinta china, aconsejaría preferiblemente de color sepia (es más sutil), y por supuesto una tinta resistente al agua, o cuando empieces a aplicar la acuarela te llevarás una desagradable sorpresa.

    Yo prefiero la acuarela bien densa para perfilar, ya que siempre tengo la posibilidad de corregir, cosa que no podría hacer si utilizara tinta.

    pielb

    Terminada la piel, sigo con el vestido. He decidido darle a la ilustración un tono homogéneo y predominante, que es este rojizo.  Al igual que con la piel, empiezo con tonos suaves y voy aumentando la intensidad del color a mi conveniencia. En cuanto a las sombras, tanto en la piel como en la ropa y otros detalles, utilizaré tonos azules (en este caso el Azul Ultramarino Profundo).

    hadarosa010b

    Ya queda menos, muy pronto el paso 6!

    Paso 6. Los detalles

    Miércoles, 22 de abril de 2009

    Suelo dejar para el final el pelo y las alas. En base a cómo pinte el resto del hada, busco el color que mejor le vaya a las alas y al cabello. En este caso he terminado con el traje (salvo algún pequeño detalle que terminaré cuando el hada esté totalmente pintada, como los brillos), la rosa y las plumas de la cabeza. ¡Ya me queda menos!

    angel001

    detalles